0
0 In Recetas/ Recetas dulces/ Recetas saladas

Sofrito de setas con Calabizo y tarta de chocolate

Nuestra caja del mes de julio llegaba completita, completita. Y por eso optamos por preparar un menú completo, sencillo con pasos fáciles para que todos podáis seguirlo.

Los ingredientes que vamos a utilizar de Lembranza Box de junio para el plato salado serán: Seta Shiitake deshidratada de Hifas da Terra y el chorizo de calabaza vegano de Calabizo.

 

 

 

 

Para el caso del postre, usaremos, además de otros ingredientes, dos de los productosde la caja: galletas de nata de Maruxas y Chocolate con seta cordyceps deshidratada y en polvo, jengibre y limón de Hifas da Terra.

 

 

 

¿Preparados? Vamos con el Sofrito.

Además de los ingredientes de la cajita, necesitaremos:

  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimiento verde (aunque podéis usar el que queráis o incluso una mezcla de los tres colores).
  • Agua o caldo.
  • Un par de dientes de ajo
  • Medio puerro
  • 1 tomate

Comencemos con el paso a paso de la receta:

  1. Dejamos las setas hidratándose en un cuenco con agua al menos durante un par de horas.
  2. Pondremos una generosa cantidad de aceite en la sartén, ya con el fuego encendido.
  3. Mientras el aceite se caliente, picaremos el ajo en taquitos muy pequeñitos y lo añadiremos a la sartén para que se vaya tostando.
  4. Momento para picar también el puerro y añadirlo a la sartén con el ajo para que se vaya pochando.
  5. Bajamos el fuego de la sartén a algo más de la mitad, sin dejar de mover para evitar que el ajo se nos queme.
  6. Picamos el pimiento y el chorizo vegano Calabizo a tacos pequeños para añadir a la mezcla. Es el momento de añadir a la mezcla medio vasito de agua para que se vaya cocinando poco a poco.
  7. Troceamos también el tomate y reservamos para más adelante.
  8. Pasados unos 10 minutos, el chorizo ya habrá soltado parte de su sabor, y con las setas hidratadas, las picaremos para añadirlas a toda la mezcla. Añadiremos un vaso de agua y dejaremos otros 5 minutos que se cocine a fuego lento.
  9. El último paso es muy sencillo, añadimos el tomate picado y un par de cucharadas de harina para que, junto con el agua y el resto de sabores, conformen una salsa algo espesa (aquí dependerá de cómo os guste a cada uno).
  10. Si notáis que se ha consumido toda el agua, podéis añadir un poco más. Habría que dejarlo otros 5-10 minutos y cuando notéis que de la salsa comienzan a salir “burbujas” es que el plato está preparado para retirar, servir, y lo mejor:

¡comérselo!

 

 

Pero esperad, porque aún queda el postre para los más golosos.

Además de los dos ingredientes que vamos a usar de nuestra cajita, necesitaremos:

  • Aceite o mantequilla.
  • Sobre de cuajada.

¡Vamos allá!

  1. Lo primero es preparar la base de nuestra tarta de chocolate. Para ello colocaremos nuestras gallegas Maruxas en la batidora y trituraremos hasta conseguir una pasta homogénea.
  2. Mezclaremos esta pasta homogénea con 100g de mantequilla (hemos usado 200g de galletas). Colocaremos la mezcla en un molde apto para horno.
  3. Reservamos esta base un rato o bien podemos hornearla para que quede algo más crujiente; esto ya va al gusto de cada uno.
  4. Llega el turno del chocolate. Lo primero que tendremos que hacer es triturarlo totalmente hasta que quede casi polvo de chocolate. Añadimos 100g de leche y 100g de nata (si no os gusta la nata, podéis hacerlo solo con la leche, pero serían 200g).
  5. Con el chocolate y la leche/nata, lo pondremos en una cacerola todo para calentarlo poco a poco hasta que la mezcla esté perfectamente integrada y el chocolate complemente derretido.
  6. Añadiremos también el sobre de cuajada y pasados unos minutos ya podremos añadir la mezcla al molde donde tenemos la base de galleta (os recomendamos hacerlo primero vertiéndolo en una cuchara sobre la mezcla de galleta para que la caída del chocolate no sea tan brusca y pueda romper la base.

 

Nosotros hemos optado por congelar la tarta ya que al ser verano nos resulta más fresquita, pero podéis guardarla perfectamente en el frigorífico y pasadas unas horas podréis disfrutar de este riquísimo postre. Si solo refrigeráis, tendréis una especie de mousse mientras que, si la congeláis, la textura será más parecida a un helado.

 

 

 

 

¿Qué te ha parecido? Para chuparse los dedos ¿verdad?

Ahora te toca experimentar … Estamos deseando ver tus recetas con nuestras cajitas.

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply